DNS de Google

Servidores DNS públicos de Google vs OpenDNS

Google trae una oferta interesante: un servicio DNS público y gratuito: Google Public DNS, para mejorar la velocidad de conexión y la seguridad, y pone al servicio del usuario la infraestructura de Google.

Un DNS es un sistema de nomenclatura que se encarga de traducir las URLs a direcciónes IP (en el caso de Google, 74.125.67.100), de las computadoras conectadas a internet, con el objetivo de localizar y direccionar cada una de ellas.

Traducir las direcciones a números IP es un proceso mucho más rápido con servidores DNS rápidos y fibles. Hasta ahora el servicio recomendado era el OpenDNS, pero con la llegada de los servidores DNS públicos, este parece que se convierte en el favorito.

Google Public DNS: 8.8.8.8 y 8.8.4.4.

¿Por qué optar por Servicio DNS de Google vs OpenDNS?

  • Con las conexiones de Google, (las mejores del planeta), lógicamente este servicio no tiene rival.
  • Según Google, se trata de un servicio de DNS público, rápido, seguro y gratuito.
  • El servicio de google no contará con redireccionamiento ni publicidad (algo muy extraño proviniendo de Google)
  • El servicio de DNS de Google es ideal para aquellos usuarios que tienen problemas con los DNS de sus respectivos proveedores de Internet, en muchos casos el servicio es deficiente, lento o ambos.
  • Los dos DNS que ofrece Google son el 8.8.8.8 y el 8.8.4.4. Muy fáciles de recordar.

¿Cómo puedes usar las DNS públicas de Google en tu equipo?

Depende del sistema operativo.
En la página oficial de Google Public DNS hay una guía de uso, disponible en formato PDF, para cambiar fácilmente los DNS para los siguientes sistemas operativos: Windows, Linux, Mac OS..

Si quieres probar este nuevo servicio de Google sólo debes cambiar los DNS de tu computador o servidor.

En OnSoftware viene explicado cómo configurar las DNS de Google en Windows XP, Vista y 7, muy claro y en español. Y además con un vídeo para verlo paso a paso, (para que no te líes).

Configurar los DNS para Mac OS X

La configuración de DNS se especifican en la ventana de la red.

Ejemplo: Cambiar la configuración del servidor DNS en Mac OS 10.5:

En el menú Apple, haz clic en Preferencias del Sistema, a continuación, haz clic en la red. Si se te pide una contraseña de administrador o de confirmación, escribe la contraseña o proporciona confirmación.
Selecciona la conexión que deseas configurar Google DNS públicos:

  • Para cambiar la configuración de una conexión Ethernet, selecciona Ethernet incorporada, y haz clic en Opciones avanzadas.
  • Para cambiar la configuración de una conexión inalámbrica, selecciona Airport, y haz clic en Opciones avanzadas.

Selecciona la pestaña DNS y haz clic en + para sustituir las direcciones que figuran, o añadir la dirección IP de Google en la parte superior de la lista: 8.8.8.8 y 8.8.4.4.
Aplicar y Aceptar.

¿Más rápidos? No exactamente…

Con el programa Namembech puedes comprobar la velocidad de conexión de las direcciones DNS, OpenDNS o UltraDNS.

Al parecer en rapidez no superan la direcciones DNS a la OpenDNS:

En OnSoftware podemos ver los resultados de sus pruebas

En nuestras pruebas, sorprendentemente, las DNS de Google no fueron las más rápidas, pero quizá se deba a la relativa juventud del servicio. Haciendo una comparación: las DNS de Telefónica de España arrojan pings de 13ms, mientras que los tiempos de Google DNS rondan los 40ms.

En Datacenter1 también nos muestran sus primeros resultados:

Un sencillo ping desde mi ubicación revela una rápida respuesta de solo 24 ms, sin embargo en mis pruebas OpenDNS fue el doble de rápido con solo 12 ms de latencia, por lo que sugiero probar ambos servicios.

Al hacer un test más profundo se obtienen interesantes resultados:

Google ha tardado 13 mili segundos en devolver los datos.

OpenDNS ha tomado solo 2 mili segundos en completar la tarea.

En fin, parece que cambiando los DNS por los de Google, evitaremos en gran medida los mensajes de «Servidor no encontrado», pero sigue ofreciendo mayor rendimiento OpenDNS, al menos por ahora. Tal vez con el tiempo esto cambie.


Juana Corbalán
de Corbax

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba